Reinvención: de Graham Bell a Skype. Sí, señor.

14 octubre 2009

alexander_graham_bell[1]Desde que en 1876 Alexander Graham Bell inventara el primer teléfono capaz de transmitir y recibir la voz humana, ya ha transcurrido más de un siglo y pico en el que poco a poco este magnífico invento ha evolucionado de múltiples formas. Ya se sabe, invención y reinvención.

Simplificando un poco la enorme evolución que ha sufrido este aparato, podemos observar el enorme salto cualitativo que se ha producido -a nivel de usuario- desde la existencia del teléfono fijo (de pared, mesita, o variantes) hasta la revolución de la telefonía móvil. A día de hoy todos conocemos las cientos de virguerías de las que dispone un teléfono móvil: pantallas en colores, cámaras, teclado por reconocimiento de voz… Nada que ver con la comunicación por carta, hasta entonces tradicional.

Y es ahí donde quiero hacer hincapié. En la forma en la que ahora nos comunicamos. Mejor dicho, en la forma en la que ahora nos comunicamos en cuanto a comunicación por vía voz se refiere. Y cómo no, es imposible pasar por alto la ENORME influencia de Internet.

logo_skype[1]Así, una de las últimas novedades, sin rival conocido hasta la fecha en este terreno de la comunicación donde Internet y la “comunicación humana por vía cuerdas vocales” se une, tiene por nombre Skype. A estas alturas, ya casi todo el mundo conoce lo que es capaz de hacer este maravilloso programa (completamente gratuito) por nosotros: realizar llamadas por Internet, de múltiples formas, ya sean llamadas gratuitas(!) entre usuarios que estén conectados al ordenador o llamadas a teléfonos convenciales (en este caso aplicando una tarifa ‘x’), entre otras opciones que brinda el programa. Podemos encontrar muchos tutoriales a cerca de cómo funciona. Aquí os dejo uno claro y en español: http://www.youtube.com/watch?v=RFIhbXdBey8

Así, mi reflexión en este post no esta otra que el asombro que me causa el poder de reinvención que tenemos los humanos a la hora de comunicarnos. Esto es sólo un pequeño ejemplo, pero pensad que ahora podéis llamar a cualquier parte del planeta, cuando queráis y dónde queráis, pudiendo estar en contacto diario de forma relativamente cercana e íntima con aquellos a los que queréis y que quizás están donde Cristo perdió la zapatilla. Y lo mejor de todo, ¡sin pagar un duro! (por la llamada, ya que la factura del servicio por Internet seguirá llegando cada mes, por desgracia).

Si Graham Bell levantara la cabeza… simplemente, increíble.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: